Linchamientos, normalización de la violencia

-Entorno-

Karina Villanueva


En lo que va del 2018 en el Estado de México se han registrado 32 intentos de linchamiento, es decir, tres en promedio mensual, según datos de la Secretaría de Seguridad en la entidad (SS). Tan solo en Toluca se suscitaron nueve hechos donde los ciudadanos quisieron tomar “justicia por propia mano”.

Sin embargo, toda vez que el linchamiento no es considerado un delito, no existen estadísticas certeras en su totalidad. Lo que sí existe son carpetas de investigación por lesiones u homicidio, delitos que por lo general son asociados a quienes realizan las retenciones de terceros o participan en las turbas; dado que en muchas ocasiones no se denuncia, la cifra negra aumenta.

Según comunicados oficiales, asaltos; robos (con violencia, a casa-habitación, a comercio, a transporte público, a cuentahabiente); agresiones sexuales e intento de violación; allanamiento de morada y supuesta sustracción de menores son los delitos que incitan a los pobladores a retener, golpear e intentar linchar a los presuntos delincuentes.

El caso más reciente ocurrió el 18 de octubre en San Pablo Autopan, delegación ubicada al norte de Toluca donde policías de la Secretaría de Seguridad en coordinación con efectivos municipales detuvieron a tres personas probablemente relacionadas con robo y que estaban retenidas por pobladores de dicha comunidad.

Los protocolos de actuación marcan que los elementos policiales deben entablar diálogo con los habitantes para que les entreguen a las personas retenidas con el fin de salvaguardar su integridad y posteriormente aplicar un operativo para su rescate.

Los intentos de linchamiento en 2018:

·         Febrero (2) Zinacantepec e Ixtapaluca.

·         Marzo (2) Villa de Allende y Xalatlaco.

·         Abril (1) Zinacantepec.

·         Mayo (6) mes con mayor incidencia, con hechos en Ecatepec, Chalco, Toluca, Tepetlaoxtoc, Nezahualcóyotl y Temascalapa.

·         Junio (4) Nicolás Romero, Chalco, Toluca, Amecameca y Temoaya.

·         Julio (5) La Paz, Chicoloapan y tres ocasiones más en Toluca.

·         Agosto (3) Toluca (en dos ocasiones) y Cuautitlán Izcalli.

·         Septiembre (4) Tenancingo, Naucalpan, Ocoyoacac y Toluca.

·         Octubre (4) /Hasta el 18 de octubre/ Metepec, Texcoco, Chimalhuacán y Toluca.

Según información proporcionada por la Dirección de Seguridad Ciudadana de Toluca, en la demarcación se tienen registrados 18 intentos de linchamiento durante el trienio del alcalde Fernando Zamora Morales; 15 han ocurrido en la zona norte y tres en la zona sur del municipio.

“En todos los casos se ha actuado bajo los protocolos establecidos. La Policía siempre vela por el respeto irrestricto de los derechos humanos de todos los presentes. Se invita a la población a evitar el uso de la fuerza y en caso de emergencia llamar al 911 o al policía de cuadrante”, se resalta en la información oficial.

A pesar de que la autoridad municipal registra 18 intentos de linchamiento en tres años, la cifra contrasta con los nueve hechos registrados por la SSEM tan solo en 10 meses del presente año.

¿Cuándo se considera linchamiento?

Para que un acto de justicia por propia mano sea considerado como linchamiento debe tener las siguientes características: cometerse por un colectivo que supere en número a las víctimas, tener un carácter privado e ilegal, generarse en respuesta a un acto de la víctima y en ocasiones puede provocar la muerte.

En los casos reportados por la SSEM se cumplen las condiciones de número mayor de “linchadores” y se genera en respuesta a un supuesto acto delictivo de las personas retenidas, además de que sí se registran lesiones hacia los supuestos delincuentes, la autoridad asegura que en todos los casos no se consumó el linchamiento.

La justicia por propia mano y ejercer la violencia para dicho fin están prohibidas según establece el artículo 17 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, pues aplicar la justicia y garantizar la seguridad pública son facultades exclusivas del Estado. En los linchamientos se trastoca el orden social establecido a través de las leyes, se aplican castigos sin parámetro de proporcionalidad y al llegar al extremo se puede privar de la vida a personas a inocentes.

En agosto pasado en San Vicente Boquerón en el Estado de Puebla dos hombres fueron golpeados, rociados con gasolina y quemados vivos, tras la falsa acusación de que se trataba de “robachicos”.

Al respecto, Natalia Ix-Chel Vázquez González, coordinadora de la maestría Estudios para la Paz de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx), alertó que en la mayoría de los casos no se hace una investigación o no se verifica la información “solo se dejan llevar en masa sin reflexionar o valorar, casi siempre tras una frustración colectiva”.

Afirmó que los linchamientos -o intentos- se están dando por la frustración que siente la gente de sentir que el Estado no le da respuesta al tema de la inseguridad.

“La justicia por propia mano ha hecho que las personas piensen que es “justo” linchar a alguien, ese es el problema porque no se dan cuenta que entran en un proceso de mayor violencia; al tratarse de una violencia colectiva parece que mi actuación se dirime, no dimensiono mi acto violento o mi daño hacia otra persona, pierdo de vista que estoy generando mayores círculos de la violencia y que no es justo, sino que es un acto irracional y deliberado”.

Consideró que el actuar de las personas en lo individual dista mucho del comportamiento en colectivo, donde se suman a una catarsis social.

Normalización de la violencia

La investigadora universitaria alertó que este fenómeno está entrando en una normalización, lo cual calificó como preocupante.

“Se está normalizando porque hay una escasa impartición de justicia, porque se considera que el Estado está débil y las necesidades están insatisfechas. Como cada vez más se está haciendo la idea de que se trata de “justicia” se va socializando como un mecanismo de resolver los conflictos”.

No hay justificación para “linchar”

Vázquez González reflexionó que observar el fenómeno desde fuera cambia la percepción de quienes están inmersos en el conflicto; aunque precisó que no hay justificación para realizar este tipo de actos, señaló que la efervescencia del momento no permite establecer pensamientos que deberían ir mas encaminados a la resolución pacífica de los conflictos.

Indicó que los pensamientos individuales así como los valores de responsabilidad y respeto son los que determinan la participación o no en un linchamiento.

“Independientemente de que yo tenga una necesidad insatisfecha no puedo ocupar una acción que dañe a terceros”.

La especialista consideró que antes que tipificar el acto como un delito penal se tendría que trabajar en una educación para la paz.

Exhorto para prevenir linchamientos

Por su parte, la diputada Ingrid Krasopani Schemelensky, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) en la LX Legislatura mexiquense, explicó el punto de acuerdo que presentó ante el pleno, por el cual se exhorta al Gobierno del Estado, así como a los gobiernos municipales para generar políticas públicas que ayuden a la coordinación para implementar estrategias de prevención en dos temas: educativo y conciencia de paz.

"Vemos en muchos de los casos que la propia ciudadanía hace justicia por propia mano, precisamente por la carencia de investigaciones y de impartición de justicia. Esto es un círculo vicioso pues la violencia va a generar más violencia”.

Urgente generar cifras oficiales

La legisladora local lamentó que no existan cifras oficiales acerca del tema, por lo cual llamó a las autoridades competentes a generar acciones al respecto, así como un análisis más profundo sobre el número de linchamientos en la entidad.

“Algo que pudimos investigar es que precisamente es el Estado de México el que encabeza la lista, seguido de Puebla y de la Ciudad de México. Son los medios de comunicación la “fuente” para darnos cuenta de las circunstancias que se van presentando en la entidad, cuando debe ser una acción formal del Gobierno el llevar un análisis estadístico y que haya una cifra oficial”.

Krasopani Schemelensky indicó que el hecho de que la justicia no sea pronta y expedita, así como la intolerancia que impera en la ciudadanía en general, han sido detonantes de este fenómeno; refirió que en muchos casos fueron situaciones no graves las que generaron linchamientos.

Abundó que el exhorto busca que se destinen mayores recursos económicos y humanos para atender el tema; que se haga un trabajo de inteligencia profunda y de prevención para que se apliquen los protocolos para atender de manera puntual y atinada los delitos que se puedan cometer.

La diputada albiazul destacó que esta es la primera ocasión en que la Legislatura local realiza un pronunciamiento al respecto. El exhorto fue turnado a comisiones.

Llamado a la conciencia

Ingrid Krasopani llamó a la población en general a ponderar la conciencia por encima de la violencia. “Es importante generar una conciencia de paz, no podemos transmitir más violencias a las próximas generaciones”.


Glaucoma, retinopatía diabética, catarata, afectan a diabéticos con la pérdida de visión

La catarata, el glaucoma, la retinopatía diabética y la hemorragia en los ojos, son un evento secundario de la diabetes afectando principalmente a las personas con edades entre los 55 y 65 años.

Hay 200 panistas que podrían ser expulsados por traidores: VHSS

Víctor Hugo Sondón Saavedra dirigente del PAN en el Estado de México, reveló que en breve entregará este cargo al próximo líder Jorge Inzunza.

Proponen protocolos municipales para proteger a mujeres de violencia

La CONAVIM aceptó una solicitud para hacer una nueva declaratoria de violencia de género en el Estado de México.

Impulsarán comercialización del mezcal en el EdoMéx

Para dar impulso a los productores de mezcal, se les reparte un promedio de 2 mil 500 plantas por hectárea.

Nevada en el Volcán Xinantécatl

El paso vehicular fue cerrado a partir del Parque de los Nevados, debido a las bajas temperaturas.

Confirma TEEM pérdida de registro de PES y Nueva Alianza

Ahora solo les queda recurrir a la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para buscar sobrevivir.